Buscar este blog

Cargando...

jueves, 30 de julio de 2015

Troy Tulowitzki pega jonrón en su debut con los Azulejos



 
 



TORONTO -- Troy Tulowitzki pegó jonrón al aportar tres imparables en su debut con los Azulejos y Toronto venció el miércoles 8-2 a los Filis de Filadelfia.

El cinco veces pelotero de Juegos de Estrellas, que fue adquirido en un canje con los Rockies de Colorado, bateó de 5-3 con dos dobletes y tres impulsadas. Anotó tres veces.

R.A. Dickey (5-10) concedió dos carreras, ambas sucias, y siete hits en ocho innings para ganar aperturas consecutivas por primera vez en la temporada.

Los Azulejos rompieron una racha ganadora de cinco juegos de Filadelfia y propinaron a los Filis apenas su segunda derrota en 11 juegos desde la pausa del Juego de Estrellas. Toronto ha ganado nueve de los últimos 10 enfrentamientos ante Filadelfia.

Por los Azulejos, el dominicano José Bautista de 5-2 con anotada y remolcada. El venezolano Ezequiel Carrera de 3-2 con anotada.

Por los Filis, los venezolanos Freddy Galvis de 4-1, y Andrés Blanco de 3-1. El dominicanoMaikel Franco de 3-1. El panameño Carlos Ruiz de 4-0.




Astros doblegan a Angelinos y regresan a la cima


 
 




HOUSTON -- El novato Lance McCullers lanzó siete buenos innings y tanto Preston Tucker como Jon Singleton pegaron jonrones en la victoria 6-3 de los Astros de Houston sobre los Angelinos de Los Angeles, con la que los Astros recuperaron el jueves el primer puesto de la División Oeste de la Liga Americana.

Houston también ganó el primer juego de la serie para adelantar a Los ??ngeles, que llegó a Texas al frente de la división.

McCullers (5-3) admitió cinco hits y una carrera con cinco ponches para bajar su promedio de eficacia a 2.48.

Los Astros estaban una por debajo antes del quinto inning, en el que anotaron dos carreras y que cerró con un sencillo remolcador de José Altuve que puso el 2-1. Tucker pegó un jonrón solitario en el sexto el batazo de Singleton elevó la ventaja a 4-1 en el séptimo.

El abridor de Los Angeles Garrett Richards (10-8) admitió siete hits y cuatro carreras en 6 innings y un tercio.

Por los Angelinos, los dominicanos Albert Pujols de 4-1 con una anotada y una impulsada;Erick Aybar de 4-2 con una anotada. El venezolano Carlos Pérez de 4-2.

Por los Astros, los venezolanos José Altuve de 4-1 con una impulsada; Luis Balvuena de 4-2 con dos anotadas. El boricua Carlos Correa de 4-1.

Lewis frena a Yankees y saca del bache a Rangers


 
 




ARLINGTON, Texas, EE.UU. -- Colby Lewis lanzó seis innings para su 11ma victoria y los Rangers de Texas cortaron una seguidilla de tres derrotas el miércoles al imponerse 5-2 a los Yanquis de Nueva York, que lideran la División Este de la Liga Americana.

El dominicano Adrián Beltré pegó dos hits y anotó dos veces para los Rangers, que ganaron su segundo juego de los 14 últimos disputados en su estadio.

Después de que los Yanquis anotaran dos carreras en el segundo episodio, nueve menos que el mismo inning la noche anterior cuando Nueva York aplastó a Texas 21-5, los Rangers se adelantaron con tres carreras, también en el segundo, ante Masahiro Tanaka (7-4).

Beltré bateó un sencillo para abrir la segunda entrada, antes de que Mitch Morelandrecibiese un pasaporte y Josh Hamilton conectara el primero de sus dos remolcadores de la noche. Texas se adelantó con hits productores de Shin-Soo Choo y Delino DeShields.

Lewis (11-4) ponchó a cinco y cedió siete hits y dos carreras.

Por los Yanquis, el puertorriqueño Carlos Beltrán de 4-1 con una anotada y una impulsada.

Por los Rangers, el cubano Leonys Martín de 1-0. Los venezolanos Rougned Odor de 4-0;Elvis Andrus de 4-0; Robinson Chirinos de 3-1. El dominicano Adrián Beltré de 4-2 con dos anotadas.

martes, 28 de julio de 2015

LOS MARLINS NI TIENEN FUTURO NI LO TENDRÁN


jose fernandez stanton y osunaPor Andrés Pascual

Para asegurar el futuro hay que dominar el pasado, posible si se controla el presente, imposible si se trata de los Marlins.

La política más antisocial del deporte es la que ha ejecutado la gerencia del club surfloridano históricamente, "mienten, mienten y vuelven a mentir", parodia que compuse al calor del recuerdo del clásico infantil "El zapaterito Don Juan", pero el asunto del beisbol en la ciudad de Miami no es cosa de niños.

¿Quién está disponible, no para antes del 31 de Julio, sino para cualquier día que se pueda? Todos los jugadores.

Posiblemente sean Stanton y Pepito el Majadero (foto ambos con Ozuna)) los más apetecibles, no para los lobos hambrientos del mercado como compradores, sino para el vendedor licencioso, sin personalidad, en que se convirtió la gerencia del club desde el experimento Huizenga en 1997.

Da la impresión de que mantener un club competidor por largo tiempo produce salpullido, es como la alergia a la penicilina, que, por eso, quien tenga infección puede demorarse mucho más de lo normal para que lo curen.

En política, hablo de la ciencia de control y dirección de la sociedad, la verdad es lo contrario de lo que se dice y reafirma con ahínco, como que los embaucadores conocen que nadie les cree, repiten para ganar tiempo y evitar las críticas desde temprano, en el caso específico del beisbol de Miami, cada vez que Loria diga que tiene dos intocables, piense que, por lo menos 4 jugadores franquicia tienen un pie en la escalerilla del avión con destino incierto, todavía.

Es como los Dodgers, que dicen y redicen que Puig no es material de cambio, incluso le "pasaron" la información sobre cierto compromiso con el jugador a CBS, para que la emisora liberaloide compusiera un potaje que se hizo con chícharos con gorgojos.

¿Usted recuerda la oposición de Tomás Regalado a la construcción de otro estadio en la ciudad? ¿Qué del balompié? Lo extraño es que este alcalde crea que todo el mundo se chupa el dedo, porque, lo que justifica para apoyarlo, es lo mismo a lo que se opuso para rechazarlo. Así son los manejos del beisbol de Grandes Ligas de hoy, ni más ni menos.

Él era ‘El Natural’ de Natick, ahora está en su Salón de la Fama





Lenny Megliola. Boston Globe.

 ¿Un Natural? Olvídelo. Walt Hriniak rechaza la noción de que cualquier deporte que haya jugado, que eran casi todos cuando crecía en Natick en los años '50 y principios de los '60, se le haya dado fácil. Ni siquiera jugar "paredita" con las barajitas de beisbol en la acera. "Muchas personas dicen que fui un gran atleta, pero no pienso que fui un natural", dijo Hriniak. "Tenía algún talento que Dios me dio, pero todo se daba por mi pasión por los deportes. Y el trabajo duro". Pero eso no es convincente para los tipos quienes vieron a Hriniak desarrollarse a nivel escolar en beisbol, futbol americano, y hockey en Natick High. Un titular de un periódico de Boston luego de una victoria del equipo de hockey de Natick resumía su talento: Hriniak 6, Dedham 3. Cualquiera que viese a Hriniak lanzar pelotas al aro con los jugadores regulares de Natick las mañanas dominicales en Coolidge Field sabía que él también podía haber jugado con el equipo de baloncesto. Él se convirtió en un buen golfista. Se podía parar frente a una mesa de pool y empezar a meter las pelotas con una gran coordinación mano-ojo. Parecía hacerlo todo, naturalmente. "Crecer en Natick en esa época fue fenomenal", dijo Hriniak, quien cumple 67 años este mes. "Jugaba algo así como 350 dias al año. Fue la mejor época de mi vida". Natick tiene una profunda, rica herencia deportiva, y cuando se decidió que la escuela secundaria necesita un salón de la fama deportivo, el nombre de Hriniak fue uno de los primeros en ser nominado. Él estará en la primera clase de inducidos el jueves en la noche, en el hotel Crowne Plaza de la Route 9 en Natick. Entrenador de inquilinos del Salón de la Fama Con los scouts de beisbol empezando a seguirlo durante su segundo año, Hriniak dejó de lado la universidad luego de graduarse en Natick High en 1961, en su lugar firmó con los Bravos de Milwaukee como agente libre amateur (en ese momento no había draft de MLB). Él tenía un gran brazo, y lo mostró en el campocorto. Y cuando el legendario entrenador de Natick John Carroll necesitaba un lanzallamas para cerrar un juego, Hriniak subía al montículo. Su carrera fue muy corta, solo 25 imparables durante paradas en los Bravos y los Padres de San Diego en 1968 y 1969. Por eso tal vez hay algo de ironía que en sus discursos del Salón de la Fama, Carl Yastrzemski, Wade Boggs, y Carlton Fisk notaron el papel que Hriniak había jugado, desde su posición como coach de bateo de los Medias Rojas de Boston, para ayudarlos a llegar a Cooperstown. Nadie trabajaba más duro. Él empezó como coach de bullpen de los Medias Rojas, y lanzaba práctica de bateo hasta que el brazo le dolía (él necesitaría cirugía en consecuencia). Una vez cuando la lluvia canceló un juego entre los Medias Rojas y los Cerveceros en el County Stadium de Milwaukee, Yastrzemski quería batear. Le preguntó a Hriniak si podía lanzarle algo de práctica de bateo. "Él dijo 'No te preocupes, saldré al campo'. Y lo hizo", recordó Hriniak. Y así mojado por la lluvia, en un estadio vacío, él le lanzó al gran Yaz. "Él amaba batear", dijo Hriniak de Yaz, pero también era "una cantidad de trabajo, porque él siempre estaba ajustando su forma de pararse en el plato". Y él no era el único. "Fisk era un tipo de gran mantenimiento. Gran tiempo. Había muchas discusiones. Pero él estaba ahí, ahí con Yaz en ética de trabajo". Con Dwight Evans era diferente. "De todos los peloteros con quienes trabajé", dijo Hriniak, "él es probablemente el tipo por el que hice más. Él hizo unos tremendos cambios cuando tenía 26,27 años de edad. Cambió drásticamente. Él tenía dificultades. Trataba de halar todas las pelotas. Evans perdió su trabajo como jardinero derecho regular de Boston en 1980, dijo Hriniak. "Entonces vino a hablar conmigo". Evans se dispuso a tener sus mejores temporadas. En los años '80, lideró la Liga Americana en jonrones y extrabases. "Si no hubiera sido por Walter, yo no habría jugado 20 años", dijo Evans. "Él es el mejor entrenador que haya visto. Su trabajo duro influía en todos. Él lanzaba por horas, cada día. Hicimos eso por 10, 12 años". Hriniak permitía a los bateadores hallar su propio estilo. Pero si tenían dificultades, él estaba ahí para ellos. "Una vez que ellos me buscaban, hacía todo lo posible por ver si podía ayudar", dijo él. Hriniak adoptó la controversial filosofía de bateo desarrollada por Charley Lau, quién esencialmente le pedía a los peloteros que soltaran la mano de arriba luego de hacer contacto con el bate. "Walter no quería que halaras la pelota de buenas a primeras", dijo Evans. "Es fácil meterse en problemas de esa manera. Te puedes concentrar en batear la pelota por el medio". Se podría haber puesto unas cintas de acordonamiento, como las que usan los bomberos para aislar un lugar, detrás de Hriniak durante la práctica de bateo y él ni lo habría notado. Se doblaba hasta casi agacharse a un lado de la caja de bateo, estaba enfocado en cada detalle se los movimientos de los bateadores en el plato. Él podía haber colocado un anuncio de "No molestar". "Esa era mi manera de hacer las cosas", dijo él. "Me metía en problemas con muchos periodistas. Les decía, 'No puedo hablar con usted ahora'". Hriniak salió de los Medias Rojas en 1988, y regresó como coach de bateo con los Medias Blancas. Frank Thomas se convirtió en su discípulo. Aún en el receso entre temporadas, Thomas le pagaba los pasajes aéreos a Hriniak para que trabajara con él. "Lo más grande que un coach de bateo te puede enseñar es que no lo necesitas más", dijo Evans. "Él quería enseñarte a sobrevivir por tu cuenta". Una carrera incompleta como jugador activo. Hriniak estaba en el carril rápido para llegar a las Grandes Ligas a finales de los '60, bateó sobre .300 en sus dos primeras temporadas en las menores, pero sufrió un retraso cuando se vio involucrado en un accidente automovilístico mientras jugaba en la Texas League. Un compañero falleció. Hriniak estuvo incapacitado por varios meses. "Nunca pensé que el accidente me iba a privar de llegar a las Grandes Ligas", dijo él. "Eso ocurrió, y tenía que superarlo". Despues que firmó con los Bravos, y antes que los enviaran a Aberdeen para empezar su carrera profesional, lo llevaron a Milwaukee para que trabajara con el equipo grande liga. Fue impresionante. "Eddie Matthews y Hank Aaron estaban ahí. Yo coleccionaba sus barajitas de beisbol. Ahora yo estaba en el mismo terreno con ellos. Aaron fue muy bueno conmigo. En el entrenamiento primaveral del año siguiente, él me recordó". Los Bravos lo convirtieron en cátcher, y Hriniak fue subido en septiembre de 1968. En un juego, se fue de 3-0 contra los Gigantes. El día siguiente, 15 minutos antes del inicio del juego, el cátcher de los Bravos, Joe Torre fue sacado de la alineación debido a molestias en la espalda. Hriniak lo reemplazó. Cuando Willie Mays vino a batear, su swing entre pitcheos tocó a Hriniak. Mays le dio al novato una mirada fría y silenciosa. "Yo dije 'Disculpe Mr. Mays, retrocederé un poco'", recordó él. Hriniak estuvo bien ese día ante el gran pitcher de los Gigantes, Juan Marichal. "Le conecté sencillos en mis dos primeros turnos", dijo él. "Ambos imparables cayeron delante de Mays". El bateador zurdo también descargó imparables contra Bob Gibson y Tom Seaver en una carrera donde bateó de 99-25. Él vive ahora en North Andover con su esposa Karen. Es un abuelo, y visita Natick a menudo. La mayor parte del tiempo está fuera del beisbol, pero si se lo pidieran, prestaría apoyo a algún equipo de escuela secundaria o a un pelotero joven. Él está en rehabilitación luego de una cirugía de hombro. Hriniak dijo que está conmovido por ser inducido al Salón de la Fama deportivo de la escuela secundaria junto a su difunto entrenador, John Carroll. "Él hizo muchas cosas por la gente de Natick, por los mayores, y ayudó a los muchachos a conseguir entrevistas universitarias", dijo él. El nombre Hriniak aún evoca cierta admiración en Natick, donde a los 8 años él ya era una estrella de las Pequeñas Ligas, jugaba contra niños de 11 y 12 años de edad ("Jugar con niños mayores era la única manera de mejorar", dice él), y su precocidad era reconocida en todo el estado. Los muchachos deseaban poder jugar al menos un deporte tan bien como el rubio Hriniak, quién tenía cierto parecido con Mickey Mantle. Pero también hay lamentos. "Las cosas no funcionaron para mí como profesional", dijo él. "Deseaba haber podido ser el próximo Mickey Mantle". Él lo fue en Natick, en una época dorada. Traducción: Alfonso L. Tusa C.

domingo, 26 de julio de 2015

Gerardo Parra demuestra su altruismo hacia los niños

PHOENIX -- La partida de Gerardo Parra a los Cerveceros de Milwaukee a finales de la pasada campaña no solo dejó un vacío entre sus compañeros, pero también entre sus fanáticos, ya que el venezolano era uno de los jugadores más populares en los D-backs.

Uno de los más acérrimos seguidores del jardinero en Arizona, el pequeño Jonah, de 4 años, quedó muy triste tras la partida de su jugador favorito.

Fue entonces cuando Mark Moreno, consejero de Parra, se enteró acerca de Jonah por medio de unos amigos e inmediatamente le hizo saber al jugador, quien no dudo en pedir un encuentro con el pequeño.

Previo al partido del sábado entre los Cerveceros y los D-backs en el Chase Field, Moreno invitó al pequeño Jonah y a su madre, Deborah Hargrave, a bajar al terreno de juego para presenciar la práctica de bateo de Milwaukee.

Sin ni siquiera imaginarse, Jonah fue sorprendido por Parra, quien además de platicar con él le obsequió un bate, gorra de los Cerveceros y guanteletas autografiadas por él mismo.

El rostro de Jonah lo decía todo.

"Es mi héroe", exclamó el pequeño.

"Desde que tenía dos años comenzó a ver los juegos de los D-backs junto a su nana (abuela)", relató la madre de Jonah, "Inmediatamente se aprendió todo el lineup de los D-backs y Gerardo Parra era el jugador al que más seguía".

Esta clase de acciones no es algo nuevo para el zuliano, quien se dijo contento por regresar a lo que él llamó "su primera casa".

"En realidad me gusta ayudar mucho a los niños, me gusta hacerlo callado, no me gusta divulgarlo mucho porque siempre lo hago de corazón", le dijo Parra a LasMayores.com.

Además de tener una Fundación que lleva su nombre, Parra también construyó una escuela en su natal Venezuela, siempre con el cometido de ayudar a los niños más necesitados.

"Siempre trato de hacer lo posible, lo que está en mis manos para ayudar a los niños", expresó Parra, quien fue firmado por los D-backs como agente libre internacional en 2004 a la edad de 17 años.

Durante sus casi seis temporadas con el uniforme de Arizona, Parra vivió momentos inolvidables que siempre vivirán e su corazón.

"Siempre estaré agradecido con los D-backs por darme la oportunidad de jugar en Grandes Ligas y con esta fanaticada que siempre me brindo su apoyo", le dijo Parra a LasMayores.com.

Parra, de 28 años de edad, se encuentra en el último año de su contrato y podría convertirse en agente libre al finalizar esta campaña.

Cole Hamels lanza juego sin hit ni carrera vs. Cachorros

CHICAGO -- Los visores abarrotaron los asientos detrás del plato y Cole Hamels les brindó el espectáculo. El esbelto zurdo fue dominante en una pintoresca tarde en Wrigley Field.

Una actuación oportuna, por decir lo menos.

Hamels ponchó a 13 en camino a lanzar el tercer juego sin hit de la temporada, y llevar a los Filis de Filadelfia a un triunfo el sábado 5-0 sobre los Cachorros de Chicago, en lo que pudo ser su última apertura con los Filis. El Jugador Más Valioso de la Serie Mundial de 2008 ha sido parte de constantes rumores de canje ante la inminente fecha límite del 31 de julio.

"Es una de esas ocasiones en las que sales a disfrutar el momento", dijo Hamels. "Lo quiero es ser exitoso. Disfruté el momento y esto sucedió".

Hamels (6-7) estuvo en control desde el comienzo ante los contendientes Cachorros, y recibió mucha ayuda del novato jardinero central venezolano, Odubel Herrera, en las últimas dos entradas. Fue el cuarto juego sin hit para el catcher panameño Carlos Ruiz, incluyendo los playoffs, de acuerdo a STATS -- lo que lo coloca en el liderato histórico de la Liga Nacional y empatado con Jason Varitek en la historia de Grandes Ligas.

"Pensaba en ir un inning a la vez", dijo Ruiz. "En eso pensaba. Algo especial podría suceder hoy".

Fue el juego sin hit número 13 en la historia de los Filis, que tienen la peor marca de Grandes Ligas y podrían reconstruir sus sucursales con lo que obtengan en un potencial canje de Hamels. El zurdo de 31 años también fue parte del previo sin hit de Filadelfia, combinándose con tres relevistas para la gema del 1 de septiembre en Atlanta.

Desde 1900, solo dos lanzadores han lanzado un sin hit y han sido canjeados la misma temporada: Cliff Chambers, de Pittsburgh a San Luis en 1951 y Edwin Jackson de Tampa Bay a los Medias Blancas en 2010.

"Hoy vimos al clásico Cole Hamels", dijo el manager de los Filis, Pete Mackanin.

Fue el primer juego sin hit ante los Cachorros desde que Sandy Koufax les lanzó un juego perfecto en Dodger Stadium en 1965. Dexter Fowler recibió dos bases por bolas por los Cachorros, pero Hamels retiró a sus últimos 10 enemigos.

"Definitivamente pensaría que incrementó su valor", dijo el manager de los Cachorros, Joe Maddon. "Van a recibir a esos prospectos de primera línea gracias a la actuación de hoy".

Por los Filis, los venezolanos César Hernández de 5-1, Odubel Herrera de 5-1 con una anotada, Carlos Ruiz de 4-1 con una anotada, Freddy Galvis de 4-1y , el dominicanoMaikel Franco de 3-2 con una anotada.

Por los Cachorros el cubano Jorge Soler bateó de 3-0, el dominicano Starlin Castro de 3-0, el venezolano Jorge Herrera de 1-0.

A-Rod dispara 3 HR y lidera remontada de Yankees

MINNEAPOLIS, Minnesota-- Alex Rodriguez disparó tres jonrones en un encuentro por quinta ocasión en su carrera y comandó la remontada de la novena entrada ante el estelar cerrador, Glen Perkins, para que los Yanquis de Nueva York vencieran el sábado 8-5 a los Mellizos de Minnesota.

Los Yanquis se colocaron abajo 5-0 luego de tres entradas. Rodríguez se enredó con el primer lanzamiento de Perkins para el jonrón del empate, y John Ryan Murphy más tarde disparó jonrón de tres anotaciones.

Rodriguez conectó un cuadrangular solitario de 452 pies en el cuarto episodio y un batazo de 422 pies que colocó el marcador 5-3 en el séptimo inning. Su vuelacercas de 424 pies en el noveno capítulo fue por encima de la barda de jardín central.

A-Rod aplaudió mientras rodeaba la primera base luego de cada uno de sus cuadrangulares, ante los abucheos de la fanaticada que abarrotó el Target Field. La última vez que Rodríguez se voló tres veces la barda en un partido fue el 14 de agosto de 2010 en Kansas City.

Rodríguez tiene 23 cuadrangulares esta campaña y 677 en su carrera. Ahora batea de 10-6 de por vida ante Perkins con dos jonrones.

Por los Yanquis, el puertorriqueño Carlos Beltrán de 4-0 con una anotada.

Por los Mellizos, los dominicanos Miguel Sanó de 3-1 con una anotada; Danny Santana de 3-0. El venezolano Eduardo Escobar de 4-0.

 

jueves, 23 de julio de 2015

She Wants Your C*ck...

i want to swall0w your big l0ad!
i'm 29/f with soft t*ts and a tight pu$$y
want to have some fun? my username is Jenna_Wild1
view my naughty pics here

Tigres hunden a Marineros con ataque tempranero


 
 




DETROIT -- Nick Castellanos pegó un grand slam sobre la fachada de ladrillo al fondo de los jardines izquierdo y central, parte de un tercer inning de ocho carreras para los Tigres de Detroit en su victoria del miércoles por 9-4 sobre los Marineros de Seattle.

Anibal Sánchez (10-7) ganó su séptima decisión consecutiva, e Ian Kinsler conectó cuatro hits por los Tigres, que se recuperaron después de una fea derrota de 11-9 una noche previa. El derecho venezolano recibió nueve hits y cuatro carreras en seis innings y dos tercios en que además cedió dos pasaportes y ponchó a seis.

Detroit llegó al encuentro cuatro juegos detrás del segundo puesto de comodines de la Liga Americana. Con el plazo de canjes cerca, se desconoce lo que les espera a los Tigres en la próxima semana, pero cada victoria ayuda a sis posibilidades de postemporada.

El dominicano Nelson Cruz conectó par de jonrones por Seattle. Mike Montgomery (4-4) concedió seis carreras limpias y seis hits en tan solo dos entradas y dos tercios.

Los Marineros se acercaron lo suficiente en la pizarra para obligar a Detroit a usar al cerrador mexicano Joakim Soria, quien sacó cuatro outs en una entrada y un tercio, su 22do salvamento en 25 intentos.

Por los Tigres, el cubano Yoenis Céspedes de 3-1 con anotada. El venezolano Víctor Martínez de 5-1 con impulsada. El dominicano Jefry Marte de 4.1 con anotada. El cubano José Iglesias de 4-2 con anotada y remolcada.

Por los Marineros, los dominicanos Cruz de 5-3 con dos anotadas y tres empujadas, y Robinson Canó de 4-1 con una anotada.

McHugh, jonrones de Tucker catapultaron a Astros


 
 




HOUSTON, Texas -- Preston Tucker conectó par de jonrones e impulsó tres carreras, mientras que Evan Gattis añadió un cuadrangular solitario para dar a los Astros de Houston el gane el miércoles por 4-2 ante los Medias Rojas de Boston.

Collin McHugh (11-5) concedió siete hits y par de carreras en siete innings para ayudar a Houston a extender la racha perdedora de Boston a siete juegos, con lo que los Medias Rojas empatan su peor bache de la temporada. Luke Gregerson lanzó una novena entrada perfecta en su 20mo salvamento.

Tucker puso la pizarra 1-0 con su vuelacerca en el primer inning, Gattis pegó el suyo en el cuarto y el segundo de Tucker, uno de par de carreras, dio a los Astros ventaja de 4-0 en el quinto.

En cinco entradas y un tercio, el abridor de Boston Joe Kelly (2-6) recibió cuatro carreras y seis hits, entre ellos los tres cuadrangulares con que iguala la mayor cifra que ha otorgado en un juego en su carrera. Ponchó a seis en su primera apertura desde el 23 de junio tras ser ascendido de Pawtucket, equipo de Categoría Triple A.

Por los Astros, los venezolanos José Altuve de 3-1 con anotada, Marwin González de 1-0, yLuis Valbuena de 3-0. El puertorriqueño Carlos Correa de 4-1.

Por los Medias Rojas, los dominicanos David Ortiz de 3-0, Hanley Ramírez de 3-1, yAlejandro De Aza de 3-0.

Pujols y los Angelinos ganaron su 7mo juego al hilo


 
 



ANAHEIM, California -- Huston Street logró su 300mo salvamento, Kole Calhoun sumó tres hits e impulsó dos carreras, y los Angelinos de Los Angeles vencieron el miércoles 5-2 a los Mellizos de Minnesota, su séptima victoria seguida.

Chris Ianetta conectó un jonrón y Albert Pujols tuvo un doble remolcador para los Angelinos (54-40) que ha ganado 13 de 15 y está en la cima de la división Oeste de la Liga Americana.

Johnny Giavotella logró tres hits y anotó tres carreras para los ??ngeles, que en el tercer inning se vieron abajo en el marcador durante un momento, por primera vez en su actual racha. Después recuperaron el liderato para anotarse la 17ma victoria en sus 20 últimos juegos.

Brian Dozier logró un sencillo de dos carreras para los Mellizos, que han perdido cuatro seguidos.

Por los Mellizos, los dominicanos Miguel Sanó de 3-0; Danny Santana de 3-2 con una anotada. El boricua Eddie Rosario de 4-1.

Por los Angelinos, los dominicanos Albert Pujols de 4-1 con una anotada; Erick Aybar de 3-1.

miércoles, 22 de julio de 2015

Card Corner (Esquina de las barajitas): 1973 Topps: Tommie Agee.

 

 
 




Cuando la Topps pintaba con atomizador las fotos de sus barajitas en los años '70, la compañía usualmente aplicaba el arte a los retratos. Es relativamente fácil pintar los colores de los uniformes y gorras de un pelotero en una barajita. Pero la situación se complicó cuando la Topps decidió pintar fotos en acción, particularmente aquellas que presentaban otros peloteros en la imagen. No hay mejor ejemplo de eso que la barajita Topps de 1973 de Tommie Agee.

  Cuando esta foto fue tomada durante la temporada de 1972, Agee todavía jugaba con los Mets de Nueva York. Él es el pelotero en el extremo izquierdo. Los otros peloteros que persiguen el elevado son el jardinero derecho Rusty Staub, y el segunda base Ken Boswell. Ninguno de estos peloteros jugaba con los Astros en 1972, pero cuando los Mets cambiaron a Agee después de la temporada de 1972, Topps tuvo que entrar en acción. Sin fotos que mostraran a Agee con los colores rojo y blanco de los Astros, Topps decidió pintar esta foto en acción, lo cual implicaba a los otros peloteros en el proceso. 

Mientras Agee es el foco de la barajita, es interesante notar que Staub no perteneció a los Astros en 1972 o 1973, pero jugó para la franquicia entre 1963 y 1968. Similarmente, Boswell no jugó con Houston en 1972 o 1973, pero eventualmente se convertiría en miembro de los Astros en 1975. Quizás deberíamos llamar a esta barajita "Los fantasmas del pasado, presente y futuro de los Astros". No hay otra curiosidad en referencia a esta barajita. Es la única barajita de la colección de 1973 que muestra a Staub. Él no tuvo una barajita regular con Topps ese año, o en 1972. ¿La razón? En esa época, la Topps negociaba contratos individuales con cada pelotero proyectado para formar parte de la nueva colección. Staub decidió no firmar contrato con la compañía de barajitas por dos años. No reaparecería en una colección de Topps hasta la temporada de 1974. Staub y Boswell nos proporcionan mucho material secundario para trabajar, pero Agee es el jugador que encuentro más intrigante. 

Tendemos a recordar a Agee por sus días con los Mets, pero él empezó su carrera en la organización de los Indios. Firmó con la tribu como agente libre amateur en 1961 y recibió un bono de 60000 $, hizo su debut en las Grandes Ligas la temporada siguiente. Lo llamaron en septiembre a la edad de 20 años, tomó 14 turnos al bate, bateó para .214. El recuerdo de esa última temporada marcó el inicio de cuatro tazas de café seguidas para Agee. Desde 1963 hasta 1965, él hizo apariciones breves , jugando en no más de 13 encuentros y bateando a lo sumo .167. La última taza de café ocurrió con otra organización; después de la temporada de 1964, los Indios enviaron a Agee y Tommy John a los Medias Blancas como parte de un cambio de tres equipos que también involucró a los Atléticos de Kansas City y envió de vuelta a Cleveland a Rocky Colavito No le tomaría mucho tiempo a los Indios para lamentar el cambio.

 Luego de la temporada de 1965, que fue alterada por una mano fracturada y después se la pasó entre Chicago y AAA, los Medias Blancas lo convirtieron en uno de sus jardineros regulares de 1966. Tenían tanta confianza en Agee que lo ubicaron en el jardín central, y movieron a Ken Berry, una eminencia defensiva. Aunque Agee era un jugador pequeño, cubría los jardines de cabo a rabo. Ahora más maduro a los 23 años, Agee aprovechó al máximo su nueva oportunidad. El día inaugural, Agee despachó un jonrón memorable contra el incómodo derecho Dean Chance. En la temporada, él bateó 23 jonrones y robó 44 bases, se convirtió en el primer jugador de los Medias Blancas en batear al menos 20 jonrones y robar al menos 20 bases en la misma temporada. Él desplegó una defensa tan espléndida en el jardín central que ganó el guante de oro. También gano el Novato del Año, venciendo a una clase de jugadores de primer año que incluía a Dave Johnson y el "Boomer", George Scott. La votación por el premio probó que no hubo competencia, Agee barrió los 16 votos para primer lugar. También recibió un fuerte respaldo en la votación del jugador más valioso de la Liga Americana, llegó octavo en la votación anual.

 Si había un punto débil en el juego de Agee, era su habilidad para hacer contacto. Se ponchó 127 veces, convirtiéndose especialmente vulnerable ante pitchers derechos con buenos lanzamientos quebrados. Los pitchers se aprovecharon de las fallas en el swing de Agee durante su segunda temporada completa. A pesar de ir a batear casi 100 turnos menos, acumuló 129 ponches en 1967. Su promedio de bateo se precipitó desde su .273 como novato hasta .234. Se embasó solo 30% del tiempo mientras compilaba un disminuido porcentaje de slugging de .371. Aún una época de pitchers, esos números eran claramente inaceptables para un jardinero de poder al bate. La aparición de Agee en el Juego de Estrellas fue el único punto brillante en una temporada que epitomizó la maldición del segundo año. Bateó muy poco después del Juego de Estrellas, solo cuatro jonrones después del cásico de mitad de verano. Los Medias Blancas estaban tan disgustados con la actuación de Agee que decidieron cortar la relación con su voluntario centerfielder defensivo: luego de la temporada de 1967, lo enviaron junto al infielder de reserva Al Weis a los Mets por un paquete de cuatro jugadores encabezado por el dos veces campeón bate Tommy Davis y el pitcher veterano FatJack Fisher.

 Este fue un cambio que estuvo a punto de no ocurrir. Esto no es muy conocido, pero los Medias Blancas casi negociaron a Agee a otro equipo, en un cambio que habría dejado sin lugar la adquisición de los Mets del joven y atlético jardinero. En determinado momento, se suponía que Agee iba a ser enviado a los Medias Rojas en una negociación de alto impacto, un cambio pelo a pelo por el jardinero del Salón de la Fama Carl Yastrzemski. Los Medias Blancas y los Medias Rojas llegaron cerca de completar la transacción, pero el dueño de los Medias Rojas, Tom Yawkey, desistió a última hora, no quiso entregar a Yaz, porque era uno de sus peloteros favoritos. La decisión de Yawkey evitó que los Medias Rojas realizaran lo que hubiera sido uno de los peores cambios en la historia de la franquicia.

 El cambio a los Mets permitió un reencuentro para Agee, quien ahora era compañero de equipo de Cleon Jones. Ambos habían crecido como amigos cercanos en Mobile, Alabama; de hecho, nacieron con solo cinco días de diferencia. El reencuentro con Jones representaría el único punto positivo de la primera temporada de Agee en Nueva York. En el primer juego del entrenamiento primaveral de los Mets, Agee fue golpeado en la cabeza por una recta descontrolada de Bob Gibson, nada divertido. Ese pelotazo lo afectó todo el verano. Aunque se había establecido como el jardinero central de los Mets, Agee bateaba miserablemente. Tuvo una racha de 34-0 en abril, para igualar la marca de Don Zimmer en 1962 y colocarse en una situación difícil al inicio de la temporada. Solo batearía cinco jonrones en casi 400 turnos al bate. Negoció solo 15 boletos mientras se ponchaba 103 veces, una relación muy negativa para un jardinero regular de quien se esperaba colaboración ofensiva. Con un porcentaje de embasado de solo .255, Agee agenció un OPS de .562. Era el Año del Pitcher, pero claramente no era el año de Agee.

 Para su crédito, los Mets no se rindieron con Agee. Gil Hodges lo mantuvo como su centerfielder regular y abridor de la alineación. La confianza del manager dio resultado. A principios de abril, Agee se convirtió en el primer y único pelotero en batear un jonrón al primer piso del Shea Stadium, con un kilométrico estacazo de 480 pies ante Larry Jaster de Montreal. (Despues los Mets demarcaron el sitio donde cayó la pelota con el número 20 de Agee). Fue uno de los 26 cuadrangulares que bateó esa temporada. Él también patrulló el jardín central de Shea Stadium con velocidad y precisión, dotando a los Mets con ofensiva y defensiva. Claramente, él era su mejor jugador de posición. La actuación de Agee alcanzó un nivel superior en la Serie Mundial. Con la Serie igualada a un juego, los Mets y Orioles se prepararon para un crítico tercer encuentro. En el cuarto inning, con corredores en primera y segunda, Elrod Hendricks de Baltimore destapó un batazo a los profundo del left center field. Como le jugaba a Hendricks cargado hacia el jardín derecho, Agee corrió un estimado de 40 metros, lanzó un guantazo de revés y capturó la pelota en la punta de la malla de su guante. Al atrapar una pelota cerca del anuncio de 396 pies en left center field, Agee evitó que entraran dos carreras. Eso no fue todo. En la apertura del séptimo episodio, los Orioles llenaron las bases con dos outs, Paul Blair vino a batear. Blair descargó un linietazo hacia el right center field, la pelota parecía llevar etiqueta de doblete. Age persiguió la bola a poda carrera antes de lanzarse de cabeza. Mientras su abdomen se deslizaba en el borde de la grama de los jardines, Agee agarró la pelota antes que está aterrizara en la zona de seguridad. Esta vez había evitado tres carreras, lo cual habría acercado a los Orioles por una carrera con la carrera del empate en posición anotadora.

 Después del juego, Agee habló de los dos atrapadas milagrosas. "La primera fue la más difícil", le dijo Agee a Lowell Reidenbaugh de The Sporting News. "Porque tuve que desplazarme a través de mi cuerpo y capturar de revés. Pensé todo el tiempo que tenía la segunda, pero el viento sopló y la hundió de pronto, por eso me tuve que lanzar por ella". Por su parte, Gil Hodges pensaba que la segunda atrapada fue la más complicada de las dos, hasta el punto de calificarla como la mejor jugada que hubiera visto en la Serie Mundial. En el plato, Agee también hizo daño. Abriendo el cierre del primer inning, soltó un bombazo de cuadrangular por el center field, ante uno de los derechos más difíciles del juego, Jim Palmer. Apoyados por la actuación general de Agee, la cual Sports Illustrated llamó el esfuerzo individual más grande de un jardinero central en la historia de la Serie Mundial, los Mets se hicieron con el tercer juego en ruta a ganar la serie en cinco juegos ante los favoritos Orioles. En 1970, Agee probó que sus esfuerzos del campeonato mundial no fueron una casualidad. De hecho, bateó mejor, logró el mejor promedio de bateo de su carrera, .286 y un OPS de .812. Su temporada incluyó una seguidilla de 26 juegos batenado al menos un imparable y un juego en el cual bateó la escalera. También robó 36 bases, proporcionando a los Mets de Hodges una necesitada dosis de velocidad. Y ganó su segundo guante de oro. A los 28 años de edad, Agee parecía estar en el tope de su carrera. 

Entonces llegó una temporada de 1971 cargada de lesiones. Limitado a 113 juegos, principalmente por una rodilla lesionada, aún bateó para .285 y robó 28 bases, pero sus números de poder cayeron dramáticamente. El siguiente verano, la actuación general de Agee desmejoró mucho. Afectado por un músculo lesionado en el tórax, bateó .227 y vio su porcentaje de slugging caer por debajo de .400. Hasta su juego defensivo desmejoró. La contribución de Agee al campeonato mundial de 1969 y su popularidad con los aficionados de los Mets no iban a convertirlo un Met eterno. Luego de aquella temporada infructuosa de 1972, los Mets pusieron en el mercado al propenso a las lesiones Agee. Tambien había rumores, infundados pero existentes, de que los Mets sentían que Agee y Cleon Jones pasaban mucho tiempo juntos, hasta el punto de que habían creado un grupo exclusivo en el clubhouse de los Mets.

 Cualquiera que haya sido la razón exacta, el gerente general Bob Scheffing propuso un cambio de siete peloteros que habría enviado a Agee, los pitchers Gary Gentry y Danny Frisella, y otro pelotero a los Cachorros por el jardinero Rick Monday, el veterano pitcher derecho Bill Hands, y un tercer pelotero. Scheffing estaba listo para hacer el cambio, pero el manager de los Cachorros, Whitey Lockman lo desaprobó en el último minuto. En su lugar Scheffing hizo un cambio con Houston, envió a Agee a los Astros por el jardinero Rich Chiles y un alto prospecto de pitcheo, Buddy Harris. Aunque los Mets podían haber justificado el cambio por el declive de Agee, permanece vigente que recibieron muy poco en retorno por el talentoso jardinero central. Mientras los Mets decían que consideraban a Chiles un legítimo candidato para su vacante en la posición del jardín central, las palabras de un oficial anónimo de los Astros asomaban menos optimismo. "Él podría ayudar como emergente", le dijo el oficial de Houston a The Sporting News, "pero no esperen que sea un jugador regular". Chiles hizo poco por los Mets, pero Agee también falló en Houston, donde le fue más difícil batear en el ambiente del Astródomo que en Shea Stadium. También se tuvo que adaptar a jugar en el jardín izquierdo, los Astros tenían al supertalentoso Cesar Cedeño en el centro.

 En la primera mitad de la temporada, Agee mostró algo de poder, pero todos los otros aspectos de su juego cayeron. El 18 de agosto, los Astros se cansaron de Agee, lo enviaron a los Cardenales por el regreso del jugador del cuadro utility Dave Campbell. Agee hizo poco por los Cardenales en las últimas seis semanas de la temporada. Solo descargó 3 jonrones, bateó para .177, y se encontró en el banco. En las reuniones de invierno, los Cardenales lo negociaron a los Dodgers por el veterano pitcher relevista Pete Richert.

 Aunque la Topps imprimió una barajita de 1974 con la etiqueta de "cambiado" (traded) que mostraba a Agee usando el azul de los Dodgers, él no llegó a Los Angeles para el día inaugural. El 26 de marzo, en medio del entrenamiento primaveral, los Dodgers despidieron a Agee. Aunque solo tenía 31 años, nadie lo reclamó. Fue forzado a retirarse, a una edad cuando muchos peloteros aun están cerca de su tope. Agee escogió dejar el juego por completo, pero permaneció siendo popular para los aficionados de los Mets quienes recordaban la época de finales de los '60 y comienzos de los '70. Ël siguió en contacto con sus aficionados mediante apariciones de caridad regulares y conduciendo numerosas clínicas de beisbol para niños. También hizo una memorable intervención como él mismo en un episodio de Everybody Loves Raymond. También había algo más que beisbol en la vida de Agee. Un hombre de negocios inteligente, él abrió un bar cercano a Shea Stadium y se convirtió en un exitoso ejecutivo de seguros en sus días posteriores al beisbol. Desafortunadamente, también tuvo problemas de peso y desarrollo un cronicismo cardíaco.

 El 22 de enero de 2001, los aficionados de los Mets tuvieron que afrontar uno de los días más tristes en la historia de los Mets. Se enteraron de que Agee había sufrido un ataque masivo al corazón mientras salía de su oficina de la ciudad de Nueva York. Poco después, falleció en Bellevue Hospital. Fue la misma causa de muerte que se había llevado a su manager, Gil Hodges, quien había fallecido durante la primavera de 1972. Agee tenía solo 58 años de edad, lo cual hizo la noticia más dura para los aficionados de los Mets. Aunque Agee jugó solo algunas de sus 12 temporadas con los Mets y no empezó ni terminó su carrera con la franquicia, se ha convertido en un símbolo duradero del inesperado éxito del equipo en 1969. Otros jardineros centrales de calidad lo han seguido en el uniforme rayado de los Mets, incluyendo a Lee Mazzilli, Mookie Wilson, y Lenny Dykstra. Todos se hicieron favoritos de los aficionados de los Mets, pero ninguno más que su primer grande en el centro, Tommie Agee.

 Traducción: Alfonso L. Tusa 


05-04-2013. Bruce Markusen.