KINETPRO

KINETPRO
C.C los campitos,nivel 3 local 17, Prados del Este, Caracas KINETPRO GROUP ofrece evaluaciones,tratamientos , asesorias, acondicionamiento fisico y otros sevicios de la mano de un excelente grupo de trabajocon experiencia en èl area. telf : 0412-3985471 Gustavo Hidalgo. Calidad en el servicio

Buscar este blog

domingo, 28 de mayo de 2017

MAYO 28, 2017 CARL HUBBELL Y EL JUEGO QUE INMORTALIZÓ EL “SCREWBALL”


Por Andrés Pascual
Para que una jugada, un batazo o un pitcheo soberbio alcancen la categoría de imperecedero, necesita que se efectúe en un Juego de Estrellas o en alguno de la Serie Mundial: los jonrones de Musial, Williams, Joe Carter, Tany Pérez. Las atrapadas de Mays, Amorós, Junior Gillian, Bob Allison y algún que otro, se efectuaron en este tipo de eventos, incluso los grandes errores son “más agrios” si se cometen en partidos de ese tipo.
Carl Hubbell (foto a la izquierda con Vernon Gómez previo al juego que comentaré), pitcher zurdo de los Gigantes de Nueva York, maestro del lanzamiento screwball o tornillo, pertenece a Cooperstown por méritos sobrados, es uno de los mejores zurdos de la historia del juego, pero su fama, su anecdotario de monarca sobre la lomita, se reduce a un momento especial en el Juego de Estrellas de 1934, porque fue este pitcher quien ponchó sucesivamente a Babe Ruth, a Columbia Lou Gehrig, a la Bestia Jimmie Foxx, a Al Simmons y a Joe Cronin.
El pitcheo del “as” de los Gigantes contra cinco de los mejores bateadores de la historia, el dominio soberbio y magnífico sobre sus lanzamientos fue tal, que el Inmortal Frankie Frisch declaró: “con un pitcher así puedo jugar 15 años más” y el catcher Gaby Harnett “eso se llama pitchear”.
Los atletas superdotados tienen un momento de inspiración que los multiplican por 100, por ejemplo, Carl Hubbell ¡Nunca! fue ponchador, digamos que como Feller, Vance o Dizzy Dean, el arte, la magia del Rey Carlos consistía en su control y en el dominio formidable de un lanzamiento que provoca que los bateadores conecten rolatas casi inofensivas por el cuadro.
Para el Juego de Estrellas de 1934, la Liga Americana convocó a una alineación de bateo extraordinaria, sin huecos de ningún tipo, en que el único bateador débil fue el lanzador de los Yankees Vernon Gómez: Gehringer, Manuch, Ruth, Gehrig, Foxx, Simmons, Cronin y Bill Dickey.

Según Eladio Secades, que lo tomó de una entrevista que le hizo Grantland Rice al receptor Harnett, este le confesó haberle dicho a Hubbell: “…vamos a malgastarlo todo menos el screwball, mantenga la bola baja, use la recta y el slider (curva hacia afuera le decían antes de los 60’s)”.
El primer bateador del juego fue Charley Gehringer, intermedista felino HOF, que le metió rolling de hit por encima de segunda a Hubbell.
El Rey de los Gigantes colocó rápidamente a Manuch en dos strikes, pero este bateador, famoso por la capacidad inalterable de hacer trabajar a un serpentinero en el beisbol de entonces, negoció el pasaporte… Dos en bases.
En el plato la amenazante figura en forma de huevo del Sultán de la Estaca y el catcher señalándole a Hubbell la estrategia acordada, con 3 screwballs y una recta muy afuera anestesió el zurdo al Bambino.
Pero Babe Ruth no se puso bravo, ni chistó cuando Harnett se le rió en la cara, a fin de cuentas, se acercaba otro momento de terror: el monstruo Columbia Lou caminaba amenazante hacia el plato con 4 bates a cuestas y Hubbell lo bañó de chocolate con dos tornillos y una recta alta y afuera, Gehrig se dirigió a la cueva con la resignación que el mítico Job enfrentó el designio bíblico.
A la Bestia Foxx le envío carta con certificación y sello screwball; al tercero, el poderoso artillero le hizo swing completo y cayó al suelo.
El estadio se venía abajo de la emoción: tres de los mejores bateadores del juego pasados por la piedra con 12 lanzamientos…
Hubbell empezó “a paso de conga” el segundo inning de aquel juego, con 4 y 3 lanzamientos ponchó a Al Simmons y a Joe Cronin, al tercer bateador de la entrada, el cathcer de los Yankees Bill Dickey, lo puso en dos strikes y una bola, le repitió el screwball y el bateador le dio rolling saltarín, manso, que pasó entre primera y segunda de viaje al rightfield.

Según el anotador del juego, Hubbell tiró 19 strikes y 7 bolas para ponchar consecutivamente a Ruth, Gehrig, Foxx, Simmons y Cronin.
Este año se cumplirán 83 del Juego de Estrellas de 1934, a partir de entonces, el desafío de astros de media temporada ha ganado en popularidad enormemente, sin embargo, jamás ha vuelto a producirse nada semejante a aquella tarde en que Carl Hubbell ponchó en fila india a 5 de los mejores cañoneros de todos los tiempos.
¿Qué opaca, a la luz de la exigencia fanática, el comportamiento del club que respaldó al Rey Carlos? Que la Liga Nacional concluyó el juego perdiendo 7-9 ante el poderoso club del Joven Circuito.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario querido fanatico :