KINETPRO

KINETPRO
C.C los campitos,nivel 3 local 17, Prados del Este, Caracas KINETPRO GROUP ofrece evaluaciones,tratamientos , asesorias, acondicionamiento fisico y otros sevicios de la mano de un excelente grupo de trabajocon experiencia en èl area. telf : 0412-3985471 Gustavo Hidalgo. Calidad en el servicio

Buscar este blog

lunes, 22 de agosto de 2016

El béisbol engorda / VIOLENCIA DOMÉSTICA

 EL BEISBOL ENGORDA ADRIANA DONGUIA



 Por: Adriana D'Onghia
Los casos de violencia domestica relacionados con latinos en el Big Show lamentablemente no han sido pocos hasta ahora. Uno de los más emblemáticos para nuestro país es el deFrancisco “El Kid” Rodríguez quien en una oportunidad fue acusado por golpear a su suegro y tiempo después repitió la escena con su pareja del momento, por allá a finales del año 2010.
Apenas en agosto de 2015 la Oficina de las Grandes Ligas y la Asociación de Jugadores firmaron un acuerdo para sancionar a los peloteros por casos de violencia doméstica, parece tarde tomando en cuenta las lunas y soles desde que los latinos Esteban Bellán(cubano) y Luis Castro (colombiano) tuvieran participación en Estados Unidos, esto de alguna manera les hace entender a los jugadores que lo que hagan dentro y fuera del terreno afecta su imagen y la del deporte que representan.
En los últimos meses pareciera haber aumentado el índice de peloteros activos involucrados en este tipo de acusaciones.
  • Yasiel Puig: Tuvo un incidente con su hermana en un club nocturno del área de Miami el 26 de noviembre de 2015. No hubo detenciones o cargos presentados en el incidente.
  • Aroldis Chapman: Varios reportes avalaron que agarró a su novia por el cuello tras una discusión. El lanzador de 28 años admitió haber realizado ocho disparos con un arma de fuego en su garaje después del incidente. La sanción se hizo efectiva desde el primer día de esta temporada por lo que el “Misil de Cayo Mambí” demoró en debutar con los Yankees de Nueva York. Por si fuera poco perdió 1.856.557 dólares de su salario.
  • Héctor Olivera: Fue colocado en licencia administrativa con sueldo el pasado mes de abril después de ser arrestado cuando una mujer lo acusó de agredirla en el hotel del equipo en Arlington, Virginia. LA MLB no mostró misericordia y lo sancionó con 82 partidos, la mayor cantidad impuesta hasta ahora por los casos de violencia doméstica registrados. Esto le costará  a Olivera más de dos millones y medio de dólares de los cuatro que debía devengar durante la temporada.
Finalmente hace unos días surge la noticia de un nuevo caso, esta vez otro venezolano estaría involucrado en un escándalo negativo. Danry Vásquez es suspendido por MLB de forma indefinida luego de que fuera arrestado por supuestamente golpear a su novia en varias ocasiones en el estadio del equipo de los Hooks, sucursal Doble-A de los Astros. Inmediatamente el equipo de Houston se hizo eco del asunto por lo que fue dado de baja.
Está bien que se apliquen sanciones para reprender a los jugadores cuando comenten este tipo de delitos, pero esa no es la solución definitiva, desde mi punto de vista esto solo representa un paño de agua caliente. Los problemas deben solucionarse desde la raíz y la realidad es que nuestros jugadores latinos llegan a las grandes ligas con pocas bases familiares, ya que en la inmensa mayoría de los casos son familias disfuncionales, donde no existe la figura paterna, donde sus orígenes humildes no les permiten formarse un criterio óptimo sobre cómo deben comportarse una vez que han obtenido dinero y fama. Así como les colocan a su disposición traductores, asesores financieros y charlas religiosas, deberían de tener sicólogos que trataran los casos de forma individual para evitar que estos hechos se multipliquen. Es cierto que todos los equipos, inclusive los de acá, cuenta con especialistas es Sicología, pero el trabajo no debe ser solo motivacional sino también individual para solventar las carencias que han tenido que soportar los nuestros.
Adriana D'Onghia
@adriana_donghia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario querido fanatico :