KINETPRO

KINETPRO
C.C los campitos,nivel 3 local 17, Prados del Este, Caracas KINETPRO GROUP ofrece evaluaciones,tratamientos , asesorias, acondicionamiento fisico y otros sevicios de la mano de un excelente grupo de trabajocon experiencia en èl area. telf : 0412-3985471 Gustavo Hidalgo. Calidad en el servicio

Buscar este blog

sábado, 12 de septiembre de 2015

500 jonrones a fuerza de trabajo para el Big Papi






Jorge Morejón

Cuando Manny Ramírez llegó a 500 jonrones en su carrera, su compatriota David Ortiz buscó una calculadora y comenzó a sacar cuentas para ver si él sería capaz de alcanzar alguna vez esa emblemática cifra.
Eso fue en el 31 de mayo del 2008, durante los últimos meses que pasó Ramírez con los Medias Rojas de Boston antes de ser canjeado esa misma temporada a Dodgers de Los Angeles.

Entonces, el Big Papi rondaba los 280 cuadrangulares y los 500 parecían una meta muy lejana para un pelotero que ya había cumplido los 32 años.
Pero siete campañas después, Ortiz todavía sigue dando palos con una consistencia admirable y hoy es el quinto pelotero dominicano con cinco centenares de bambinazos, junto con Alex Rodriguez (684), Sammy Sosa (609) y Albert Pujolsy Manny Ramírez, ambos con 555.
El Big Papi sabe lo que ha hecho. En una entrevista reciente con la colega Marly Rivera, cuando le faltaban tres vuelacercas para los 500, el dominicano señalaba que en ese momento, sólo 26 peloteros de los miles y miles que han pasado por las Grandes Ligas han concretado esa hazaña.
De este grupo, ya se sabe, Pujols y Ortiz son los únicos que lo han hecho a golpe de trabajo duro, de entrega diaria sobre el terreno, sin la ayuda adicional y fraudulenta de sustancias prohibidas.
"Mira, Pujols termina de jugar pelota ahora mismo y ya es Salón de la Fama. Eso no es secreto para nadie", me dijo hace unas semanas Ortiz, durante una visita de Boston a Miami para una serie de juegos interligas.
¿Y se ve David Ortiz entrando un día a Cooperstown?
"Bueno, en mi caso, yo estoy jugando todavía y voy a seguir acumulando números para ver si cuando llegue mi hora ustedes los periodistas se apiadan de mí y me ponen ahí".
Uno de los mejores bateadores designados de la historia, Ortiz es un profesional de la cabeza a los pies, de esos que se toma en serio la rivalidad entre su equipo y los Yankees de Nueva York, al estilo de la vieja escuela.
Pero al mismo tiempo es capaz de masacrar con su bate a los Azulejos de Toronto Blue Jays, aunque ello beneficie a sus archienemigos Yankees en la tabla de posiciones.
Por eso en Nueva York se le odia con respeto, un sentimiento contradictorio que sólo los grandes consiguen despertar entre sus contrarios.
Eso habla por sí solo de la profesionalidad de este hombre, polémico, sin pelos en la lengua, que no se aguanta para criticar a la gerencia de los propios Medias Rojas, porque tiene un aval de prestigio único para hacerlo.
Aval que le da su trabajo a prueba de balas y la devoción incondicional de una de las fanaticadas más exigentes y fieles del planeta, que reconoce en él al líder indiscutible de la franquicia.
Próximo a cumplir 40 años, al Papi al parecer le queda suficiente gasolina en el tanque para seguir repartiendo batazos algunas temporadas más.
Entonces, ¿quién sabe si algún día lo veamos acercándose al club de los 600 jonrones? Para quien promedia más de 30 bambinazos por campaña, la meta no es imposible, aunque hoy parezca tan lejana como fueron los 500 en el 2008, cuando Manny Ramírez puso a David Ortiz a sacar cuentas en una calculadora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario querido fanatico :